Buen Vivir, una Alternativa al Capitalismo

En lugar de basarse en las ideas del desarrollo económico moderno que requiere la centralización y el control rígido, Buen Vivir aboga por una comprensión diferente de la economía centrada en las comunidades y un patrimonio común revitalizado. Economías más pequeñas con menos consumo y una mejor comprensión de los costos sociales y ambientales. Esto representa un alejamiento del capitalismo neoliberal, con una comprensión más amplia de las subjetividades humanas en lugar del típico homo economicus, situándolo en un área más amplia de relaciones sociales que entiende que la naturaleza está imbuida de conocimiento espiritual, un patrimonio común de información compartida, una confederación de seres y entornos ecológicamente conscientes.

 

Seguir leyendo Buen Vivir, una Alternativa al Capitalismo

Necroeconomía. El Manual… – Marta Flich

Si te inquietan el gasto social y la corrupción, si te preguntas a menudo por qué sigues siendo pobre aunque trabajes ocho horas al día, o si tienes ganas de saber más de economía pero esta te parece oscura e inaccesible, este es tu libro.

Marta Flich nos acerca la realidad económica para hacernos entender, por fin, los conceptos básicos que la rigen con su característico estilo irónico y mordaz. Con esta guía cualquiera podrá entender los principios elementales de la economía mundial con ejemplos del día a día que resultan cómicos y cotidianos. Es un manual que está pensado para perderle el miedo a esa información que, a veces, nos supera, y para ayudarnos a comprender a dónde van nuestros impuestos y qué papel jugamos en la sociedad, más allá de los cantos de sirena de los políticos. Y, sobre todo, Marta denuncia que hablar de economía en España es hablar hoy más que nunca de la expansión de la «necroeconomía», esa maquinaria perversa diseñada para que siempre pierda el más débil.

 

Seguir leyendo Necroeconomía. El Manual… – Marta Flich

Criptocomunismo – Mark Alizart

 

Descargar libro (epub)

Por Mark Alizart

Las criptomonedas a menudo son consideradas “revolucionarias” y es posible que lo sean. Y no solamente en un sentido metafórico, sino también histórico, político e incluso filosófico.

De hecho, la promesa de Satoshi Nakamoto de que es posible comerciar sin la intermediación de banqueros parece que podría desencadenar una revolución en la economía de la misma manera que Martin Lutero comenzó su revolución en la Iglesia en 1517, al afirmar que los creyentes podían tener una relación directa con Dios sin sacerdotes como intermediarios, o como Oliver Cromwell, George Washington o Maximilien de Robespierre provocaron una revolución en el Estado en los tiempos modernos al declarar que la gente podía gobernarse a sí misma sin príncipes como intermediarios.

Obviamente, el White Paper que en el 2009 dio origen a Bitcoin, la criptomoneda más famosa, no nos dice cómo obtener la vida eterna. Tampoco los pequeños cálculos de un pequeño inversor preocupado por sus ahorros parecen tener mucho en común con la lucha por la libertad. Sin embargo, la revolución que encarna es real. La economía es un aspecto fundamental de nuestras sociedades. Incluso comparte rasgos con las esferas religiosas y políticas.

Seguir leyendo Criptocomunismo – Mark Alizart

The Last, Whole Introduction to Agorism

Link to source
Originally published in The Agorist Quarterly, Fall 1995, Volume One, Number One. Reprinted in
ALLiance a journal of theory and strategy, Samhain/Yule 2008, Beta Issue.

By Samuel Edward Konkin III (SEK3)

Agorism, unfortunately, needs an introduction.
Counter-economics and agorism were originally fighting concepts, forged in what seemed to be the ever-cresting revolution of 1972-73, and which proved to be the last wave instead. Revolutionary rhetoric or not, agorism arose in a time and a context where slogans required extensive published analysis and ongoing dialectic criticism with highly committed competing factions. Thus, when the crucible of “The Sixities”[1] had cooled, amongst all the garish Party pennants, Trashing rubbish, and exploded-Ideology ashes lay a hard, bright and accurate theory and methodology. Probably the first economically-sound basis for a revolutionary platform, agorism’s market melted away before it could even get on the display rack.

Seguir leyendo The Last, Whole Introduction to Agorism

La última, introducción completa al Agorismo

El Agorismo, desafortunadamente, necesita una introducción.

La contra-economía y el agorismo fueron originalmente conceptos de lucha, forjados en lo que parecía ser la revolución en constante crecimiento de 1972-73, y que en su lugar resultó ser la última ola. Con o sin retórica revolucionaria, el agorismo surgió en una época y un contexto en que los eslóganes requerían un extenso análisis publicado y una crítica dialéctica continua con facciones competidoras muy comprometidas. Por lo tanto, cuando el crisol de «Los sesenta»[1] se enfrió, entre todas las banderolas chillonas de partidos, la basura  y las cenizas de la Ideología explotaron, se encontraba una teoría y metodología dura, brillante y precisa. Probablemente la primera base económicamente sólida para una plataforma revolucionaria, el mercado del agorismo se derritió antes de que pudiera siquiera llegar a la estantería de exhibición.

Seguir leyendo La última, introducción completa al Agorismo

Los Principios Básicos del Confederalismo Democrático

“La autonomía económica no se basa ni en el capitalismo privado ni en el capitalismo de Estado. Se basa en una industria ecológica y una economía comunal que es esencialmente la democracia implementada en la economía. Los límites impuestos a la industria, el desarrollo, la tecnología, los negocios y la propiedad son las fronteras de una sociedad ecológica y democrática. La economía no es un campo en el que se permita la especulación y la acumulación de capital. La autonomía económica es un modelo en el que la especulación y la acumulación de capital se reducen al mínimo. Aunque no rechaza dogmáticamente el mercado, el comercio, la variedad de productos y la competencia, sí rechaza la soberanía de la acumulación de capital. El sistema financiero es aceptable hasta el punto que sirve a la productividad económica. Considera que la práctica de hacer dinero con dinero es la forma más fácil de explotación y niega la posibilidad de hacerlo”.

Seguir leyendo Los Principios Básicos del Confederalismo Democrático