La última, introducción completa al Agorismo

El Agorismo, desafortunadamente, necesita una introducción.

La contra-economía y el agorismo fueron originalmente conceptos de lucha, forjados en lo que parecía ser la revolución en constante crecimiento de 1972-73, y que en su lugar resultó ser la última ola. Con o sin retórica revolucionaria, el agorismo surgió en una época y un contexto en que los eslóganes requerían un extenso análisis publicado y una crítica dialéctica continua con facciones competidoras muy comprometidas. Por lo tanto, cuando el crisol de «Los sesenta»[1] se enfrió, entre todas las banderolas chillonas de partidos, la basura  y las cenizas de la Ideología explotaron, se encontraba una teoría y metodología dura, brillante y precisa. Probablemente la primera base económicamente sólida para una plataforma revolucionaria, el mercado del agorismo se derritió antes de que pudiera siquiera llegar a la estantería de exhibición.

 

Enlace a la publicación original

Publicado originalmente en The Agorist Quarterly, otoño de 1995, volumen uno, número uno. Reimpreso en ALLiance, una revista de teoría y estrategia, Samhain / Yule 2008, Publicación Beta

Samuel Edward Konkin III (SEK3), M.S.

 

Orígenes del agorismo: trasfondo

El derrumbe del Muro de Berlín fue prefigurado veinte años antes por el colapso de la economía estatista, en particular el marxismo ortodoxo y el keynesianismo liberal. Con nuestra liberación de esos economistas muertos, florecieron alternativas desde el hereje «anarco»-capitalismo hasta el marxismo desviado — cuanto más hereje y desviado, mejor. Gracias a los incansables esfuerzos de Murray Rothbard, la teoría de clase paleoconservadora (la vieja derecha) y el aislacionismo fue injertada en (o sintetizada con) una economía de libre mercado que era tan pura que generó el mismo choque sistémico que, digamos, el cristianismo moderno descubriendo el cristianismo original y primitivo.

La economía de la Escuela Austriaca, particularmente la intransigente praxiología de Ludwig von Mises[2], fue, de manera muy atractiva, intransigente. Además, no requería ningún parche o encubrimiento de fallos; de hecho, en 1973-74, predijo con éxito el auge del oro y la subsiguiente estanflación que tanto confundió a los Economistas Oficiales del Tribunal. Mises murió en su momento de triunfo: como un Moisés, Cristo o Marx del movimiento libertario surgido de las cenizas de la Nueva Izquierda y su oponente dialéctico, la derecha estudiantil.

Murray Rothbard era el Gabriel, el San Pablo y el Lenin. En lugar de diluir la praxis para obtener la aceptación del establishment y los premios Nobel (como hicieron Wilhelm Röpke y Friedrich Hayek, por nombrar dos), Rothbard insistió en radicalizar aún más el austiranismo [3].

Mises, aunque adorado por los derechistas radicales desde Ayn Rand hasta Robert Welch, murió llamándose a sí mismo un liberal, aunque un liberal austriaco del siglo XIX, para estar seguro. Rothbard, con sus aliados historiadores académicos Leonard Liggio y Joseph Peden, insistió en que el austrianismo iba más allá del tibio liberalismo clásico que estaba siendo revivido por Milton Friedman; exigía no sólo un gobierno republicano limitado y constitucional – exigía que no hubiera gobierno en absoluto. [4]

¿Cómo pudo Röpke aconsejar al demócrata cristiano Kanzler Konrad Adenauer y a los Birchers amar a Mises cuando Rothbard predicaba abiertamente la anarquía? La respuesta estaba en el concepto crucial de la praxeología del wertfrei (libre de valores). Como muchos críticos señalaron más tarde – incluso los amistosos y libertarios – la economía asumió algunos valores a varios niveles, como para tomar el ejemplo más flagrante, el valor del estudio económico en sí mismo. Sin embargo, la supresión de la valoración consciente permitió a Mises hacer un análisis mucho más penetrante, devastador para todos los ilusionistas políticos de su época, pero también permitió que su teoría fuera vendida en parcelas amputadas por oportunistas selectivos y comprada por activistas bienintencionados pero de miras estrechas.

El verdadero significado de la «economía austríaca» de Mises sigue siendo objeto de acalorados debates en el Journal of Austrian Economics, Critical Review y en las revistas del movimiento libertario, pero lo que nos preocupa aquí es lo que se percibió como la fundación de la contra-economía.

Orígen del agorismo: contra-economía

La economía austríaca respondió unas preguntas:

• ¿Por qué valuamos y cómo?

Es inherente a nosotros y lo hacemos de forma subjetiva.

• ¿Por qué es que damos algo en ciertas ocasiones?

Porque subjetivamente valoramos A más que B mientras que algunos otros valoran B más que A. No renunciamos; adquirimos un valor mayor.

• ¿Pero por qué alguien entregaría algo que es universamente (o lo más cercano posible) muy valorado por algo de menor valor?

Porque esa milésima unidad de lo aparentemente más valioso es menos valiosa subjetivamente que la primera unidad de lo aparentemente menos valioso. ¿Quién consideraría una locura cambiar la centésima barra de pan por un primer diamante? La utilidad es marginal.

• ¿Por qué tenemos dinero?

Facilitar el comercio, llevar cuentas cuantitativas, hacer cambios y almacenar valor.

• ¿De dónde viene el dinero?

Surge de mercancías que se fueron usando más y más como intermediarias en cambios por otras mercancías.

• ¿Puede el gobierno mejorar el dinero?

No, es estrictamente una función del mercado.

¿Cuál es el resultado de la intervención del gobierno en cualquier parte del mercado?

El gobierno es fuerza, por legítima y aceptada que sea; toda fuerza impide la satisfacción de valores subjetivos, es decir, lo que los actores humanos renuncien voluntariamente y acepten es, por su comprensión personal subjetiva (e incognoscible para los demás), el resultado mejor informado para ellos. Toda violencia que disuada de su intercambio es contraproducente para todos los intercambios y para aquellos cuyos intercambios dependen de los suyos, es decir, la intervención violenta es una desutilidad universal en el mercado.

Mises concluye así que toda coacción – y eso incluye la acción del gobierno – no es sólo anti-mercado sino inhumana. ¡Nada mal para suposiciones libres de valor! Röpke (autor de Humane Economy), Hayek e incluso Mises consideraron que una vez que la fuerza privada o la de otro estado entrara en el mercado, la contrafuerza del gobierno estaba justificada para rectificar. Además, ninguno podía concebir otra forma de tratar la protección humana.

Y aqui entran Murray Rothbard… y Robert LeFevre.

Orígenes del agorismo: anti-política

Entre 1964 y 1974, todo el espectro político, salvo una pequeña parte de las máquinas «liberales» de los partidos demócrata y republicano, fue intensamente alejado de la política. La izquierda moderada vio frustradas sus esperanzas por el asesinato de Kennedy y miró más a la izquierda; la derecha moderada depositó sus esperanzas en Goldwater y fue expulsada de la política por las distorsiones y tergiversaciones de sus posiciones. Algunos se encendieron, sintonizaron y se retiraron.

El resto de nosotros perseguimos lo que los europeos llaman tan diplomáticamente política extraparlamentaria. Rothbard y sus libertarios de la «Costa Este» persiguieron una alianza de la «Vieja Derecha» y la «Nueva Izquierda» alienada para una revolución clásica. Robert LeFevre y sus libertarios de la «Costa Oeste» persiguieron una postura de desobediencia civil: la no participación en la política aprobada por el Estado, en particular en las elecciones y en la ocupación de cargos, junto con la educación y el activismo para ampliar el rechazo hasta que el Estado ya no pudiera funcionar. En 1969, la táctica del ‘hombre del clima’ (de la organización Weather Underground o Weathermen, movimiento de izquierda radical de esa época) de exacerbar la violencia del Estado con la suya propia para acelerar la revolución llevó a Rothbard a renunciar a su sueño de una coalición ultraizquierdista y a apoyar a los candidatos de la paz. LeFevre permaneció anti-colaboracionista hasta su muerte en 1986, pero la desobediencia civil y el pacifismo pasaron de moda a mediados de 1970.

Orígenes del agorismo: contra-economía

Por lo tanto, cuando apareció el agorismo, había varias cuestiones que tratar más allá de las respuestas de la economía austriaca y la política libertaria de entonces:

• ¿Se puede prescindir praxeológicamente del Estado?

Responder a eso afirmativamente, como lo hicieron Rothbard y LeFevre y varios otros…

• ¿Cómo?

Richard y Ernestine Perkins, [5] Morris y Linda Tannehill[6], David Friedman [7] y los numerosos colaboradores de The Libertarian Connection [8] dieron respuestas tempranas sobre cómo el mercado podría proporcionar organismos de protección que fueran competitivos, eliminando el problema de la coacción inherente del Estado. Incapaz de regular o gravar, capaz de actuar sólo cuando se le paga y se le pide que proteja o reclame la propiedad, el organismo resolvió el problema de la intervención contra los actores humanos subjetivos. El arbitraje sustituiría a la magistratura de la justicia, o al menos resolvería los desacuerdos.

Pero ninguno de ellos describe el camino para ir de aquí (estatismo) a allá (mercado apátrida o ágora). Asumiendo que los empresarios del mercado encontrarían un camino, la estrategia para lograr la libertad se dejó como un ejercicio para los lectores.

En las mismas elecciones presidenciales de 1972 en EE.UU. donde la élite del poder le hizo a George McGovern y la izquierda no revolucionaria los anti-guerra lo que ellos habían hecho a Barry Goldwater, surgió un nuevo partido. Aunque el Partido Libertario recibió un porcentaje minúsculo de los votos y fue ignorado por todos, desde Rothbard hasta LeFevre, un elector rebelde en Virginia echó el cerrojo a la abrumadora mayoría de Nixon para poner a John Hospers y al PL en el mapa político. Resultó ser el punto culminante del éxito del PL, pero con la campaña de Fran Youngstein para alcalde en 1973, los libertarios conservadores y radicales se mezclaron y luego se repolarizaron. El debate crucial de 1974 ya no era anarquía contra minarquía, sino partido contra agorismo. [9]

La mayoría antipartidaria argumentó que trabajar dentro del sistema político había fracasado durante dos siglos. Los nuevos “anarquistas de partido” o partiarcas argumentaron que nada más había funcionado (todo lo demás, presumiblemente, se había probado en los años sesenta). Al menos tenían una estrategia. Además, se podía percibir que funcionaba por etapas e incluso incrementos, ya que se derogó una ley aquí o un impuesto allá. Por supuesto, en los veinte años de existencia del LP, no se ha notado ningún «retroceso del estatismo».

Los libertarios antipartidos se vieron obligados a elegir entre otro cambio de paradigma para responder (recuerden, la mayoría se había radicalizado del conservadurismo a casi Weathermen) o rendirse. Los que se quedaron en la lucha con su nuevo análisis y estrategia correspondiente tomaron el nombre del mercado para oponerse a los partidos políticos y al estatismo – ágora. El nuevo paradigma del agorista se denominó (en homenaje a la entonces desvanecida Contracultura) contra-economía.
La contra-economía (counter-economics) es el estudio y la práctica de la acción humana en la contraeconomía (counter-economy). La contra-economía es toda acción humana no sancionada por el Estado.

Así como la Mecánica Cuántica surgió por químicos teóricos y físicos que se negaron a ignorar los experimentos que rompen paradigmas, y la Relatividad surgió de la aceptación de Einstein de los resultados de Michelson-Morley, la Contraeconomía surgió como una teoría al tomar en cuenta lo que toda la economía estándar ignoraba o minimizaba. Así como la luz salió de los agujeros negros de Hawking, la acción humana evadió el control del estado. Y esta economía sumergida, mercado negro, nalevo ruso, resultó ser demasiado, demasiado vasta para ignorarla como una corrección menor.

En la primera ciencia ficción de influencia agorista en 1975, la historia [10] predijo que la URSS caería ante las fuerzas contra-económicas en 1990 y poco después se convertiría en un paraíso de libre mercado que sería invadido por el líder mundial estatista, los imperialistas estadounidenses. (mientras se escribe este artículo, se cumple la última profecía).

La alternativa Contraeconómica les dio a los agoristas un arma devastadora. En lugar de acumular votos lentamente hasta que una masa crítica permitiera la retirada del estado (si los nuevos estatistas no cambiaran de bando para proteger sus nuevos intereses creados), uno podría cometer desobediencia civil de manera rentable, evitando impuestos y regulaciones, teniendo costos más bajos y (potencialmente) mayor eficiencia que sus competidores estatistas, si los hay. En efecto, muchos bienes y servicios solo pueden surgir o proporcionarse de forma contraria a la economía.

En 1975, la Nueva Alianza Libertaria abandonó sus campus y sus puestos de trabajo en el «mercado blanco» y se dedicó a la contraeconomía a tiempo completo durante una década para demostrar la viabilidad de la estrategia. En 1980, el Manifiesto del Nuevo Libertario, retrasado durante mucho tiempo, se emitió para quienes se dedicaban a la política de partidos u otras formas de desesperanza.

Agorismo hoy

Sorprendentemente, se había realizado poca investigación sistemática en contraeconomía desde el descubrimiento agorista una década después de la inmersión del cuadro agorista. Salieron a la superficie para encontrar un panorama político cambiado. Se esperaba que sus aliados más tímidos se mantuvieran en la superficie para realizar investigaciones autorizadas oficialmente, pero eso no sucedió por razones institucionales ahora obvias. Por lo tanto, decididos a informar sus hallazgos, aprovechar la libertad de prensa y la libertad académica para hacerlo y, de paso, formar familias, el cuadro editorial formó The Agorist Institute en el suroeste de Estados Unidos, rico en libertarios, al final de 1984. El resto de la historia del agorismo es la historia de las pruebas y tribulaciones del Instituto Agorista (que presumiblemente se publicará algún día). El Inst. Agor. floreció a fines de la década de 1980, alcanzando su punto más bajo cuando la contraeconomía, si no el agorismo total, barrió el mundo y arrojó el socialismo al basurero de la historia.

El futuro del agorismo

A diferencia de la Contraeconomía misma, los agoristas tenían un problema con la retroalimentación del mercado operando sobre el suelo, especialmente en el ámbito casi desprovisto de mercado de las fundaciones educativas deducibles de impuestos, una irrealidad devoradora de fondos que prohibía suficiente como para consumir una gran parte de la fortuna de la familia Koch y escupir a Charles y David. Aunque recibió algo de apoyo financiero de empresarios exitosos de rango medio, el instituto intentó hacerlo todo: apoyo a la investigación, clases, seminarios, conferencias académicas y publicación de revistas y boletines (internos y externos). (Todo el personal tenía trabajos o negocios adicionales para mantenerse).

Por lo tanto, el avivamiento de 1995 también marca el décimo aniversario del Instituto Agorista y la publicación tan esperada y retrasada de este trimestral. Una vez más, nos embarcamos en el estudio del vasto iceberg debajo de la punta, la Contraeconomía, e informamos nuestros hallazgos. Para evitar nuestros escollos anteriores, AI se está enfocando en tres publicaciones autosuficientes (en poco tiempo): AQ, el New Isolationist que ya aparece pero poco frecuente, y el nuevo boletín informativo momento a momento de la principal preocupación, Counter-Economics. La edición de prueba o vista previa, # 0, sigue a esta revista.

El mundo ha cambiado en una segunda década, pero, curiosamente, el mercado del nalevo ruso sigue ahí para estudiarlo después de la Segunda Revolución, solo que esta vez no podremos confiar en las cuentas publicadas patrocinadas por la CIA [11]. ¿Cómo le irá a la Contraeconomía europea, en particular al mercado de trabajo negro, con la caída de las fronteras? ¿Qué pasa con las economías «informales» de Canadá y México con la aprobación del TLCAN? ¿El Otro Sendero de Hernando de Soto va a ganar al Sendero Luminoso de Abimael Guzmán, especialmente después de la traición de los supuestos discípulos políticos (partidistas) de De Soto, Mario Vargas Llosa y luego Alberto Fujimori? Recientemente, el ex comandate Cero de la facción tercerista (intransigente) de los sandanistas, Eden Pastora, eligió al agorista Karl Hess Club para anunciar su candidatura a la presidencia de Nicaragua.

¿Y los Estados Unidos? ¿Cómo afecta todo lo anterior a la interfaz extranjera contra-económica de Estados Unidos [término académico para «la industria del contrabando»]? ¿Qué efecto tendrá la medicina estatal de Clinton en el servicio de salud? ¿Terminará todo el tratamiento médico como el aborto de 1950, y la gente tomará agujas gratis en el centro de prevención del SIDA para dárselas a sus médicos negros para la inmunización no autorizada de sus hijos que no pueden esperar su «turno» (debido después de su muerte programada, como en Canadá e Inglaterra)?

Todos los números de la prensa actual, desde Bosnia hasta Oklahoma City, tienen un componente contraeconómico que la IA puede explorar, compilar y publicar. Se pueden excavar otras áreas del subsuelo que se convertirán en problemas una vez que se expongan y expliquen, y luego está el nuevo campo de batalla para agoristas y estatistas: el ciberespacio, donde los guerreros de la carretera agoristas cypherpunk tienen una ventaja temprana sobre los supercarreteristas (superhighwaymen) estatistas de Gore.

Pero, finalmente y en general, el tema que necesita la atención más inmediata es el del agorismo mismo. En la medida en que se trata de “agorología” y no solo de ideología, ¿cuál es y debe ser su metodología? Invitamos con más urgencia a nuestros estudiantes de agorismo y multidisciplinarios de contraeconomía recién despertados y empoderados a contribuir con sus primeras y segundas reflexiones sobre el tema. ¿Hay algunos métodos fuera de los límites del agorismo que son académicamente aceptables, por ejemplo? ¿O son algunos métodos aceptables en el estudio contraeconómico que son inaceptables para los investigadores académicos? ¿Podemos ser wertfrei cuando obviamente somos atraídos por el negro como los departamentos de estudios marxistas lo son por el rojo? ¿Debería haber metodologías en competencia? (En caso de que haya la menor duda, el Instituto Agorista fomenta una, dos, muchas fundaciones agoristas).

¿Y qué hay de ese nuevo equipo Power Mac para conectar al Video Toaster? ¿Es suficiente la publicación tradicional o debería ser complementada, o suplantada, por la producción de video a gran escala transmitida por Videotape, o lanzada a través de Internet como camiones “rompedores, rompedores” en la superautopista de la información? ¿Debería AQ seguir apareciendo en papel o en archivos .PDF en línea como lo hace ahora la revista New Libertarian?

Ahora son milicias «derechistas» en lugar de los cuadros de la Nueva Izquierda las que hacen volar edificios federales y protestan contra las masacres de mujeres y niños pacíficos, pero la lucha por la libertad contra el Imperio estadounidense se está volviendo seria nuevamente. De manera importante, nuestros noventa son como los sesenta: no sabemos dónde vamos a terminar, pero sabemos que vamos por buen camino. O, en el lenguaje de los noventa, como diría el portavoz de nuestros niños, cuando se les pregunta sobre “el futuro”, los agoristas responden: “¿El futuro? Estamos allí.»

Notas

1.       … con lo que me refiero a noviembre de 1963 a agosto de 1974.

2.       Ver, especialmente La Acción Humana en cualquiera de sus numerosas ediciones.

3.       Poder y mercado, su “finalización” de Hombre, Economía y Estado (que en sí misma era una reescritura de La Acción Humana) acababa de salir.

4.       Por lo tanto, como reflexioné sobre Murray alrededor de 1971, «¡Quieres decir que no somos liberales clásicos, somos radicales clásicos!»

5.       Su trabajo hace tiempo que no se imprime.

6.       The Market for Liberty (1970) fue reimpreso por Fox & Wilkes (del Center for Independent Thought, que dirige Laissez Faire Books) en 1993.

7.       La maquinaria de la libertad se ha reimpreso y revisado. Naturalmente, es el menos duro de los tres.

8.       Una «APA», o asociación de prensa amateur basada en el concepto de fanzine de ciencia ficción que recopila varias publicaciones de colaboradores sin editar, ha sobrevivido desde 1970 con uno de los «editores» generales originales todavía activo en ella, Erwin «Filthy Pierre» Strauss.

9.       El número de noviembre de 1972 de la historia de portada de New Libertarian Notes fue un debate entre el fundador del Partido Libertario, David Nolan, y el fundador del “grupo radical” antipartido, Samuel Edward Konkin III. En 1974, varios boletines del Partido contenían debates y discusiones sobre la coherencia del partido con los principios. Aquellos editores que no desertaron a la Nueva Alianza Libertaria fueron todos depurados.

10.   Agent for Anarchy (1971), la primera historia de Rann Gold, precedió al agorismo, pero las secuelas, The Statesman (1973) y Dragon’s Bane (1975), fueron cada vez más influenciadas por él, y la historia de fondo no se fijó hasta el tercero. Todos fueron publicados en New Libertarian Notes y su sucesor, New Libertarian Weekly. Desde esos primeros intentos de satisfacer la demanda de ciencia ficción libertaria de núcleo duro, el mercado tomó una mano invisible, y Neil Schulman, Victor Koman, L. Neil Smith, Brad Linaweaver y muchos otros realmente encontraron editores de la superficie para pagarles por esas cosas.

11.   Dmitri Simes y su hijo realizaron algunos estudios excelentes.

Números siguientes:

En el próximo número, pedimos artículos sobre el impacto del fallecido Murray Rothbard (nuestro Consejero Fundador) en el Movimiento Libertario, destacando sus contribuciones intelectuales. Dos ejemplos obvios: su síntesis original de la economía de mercado austriaca con la política anarquista; su negativa a seguir a la mayoría de los defensores del libre mercado en la movilización para la Guerra Fría. (Para tributos personales y discusiones sobre el activismo libertario post-Rothbard, lo encontrará en la revista New Libertarian, PO. Box 1748, Long Beach, CA 90801-1748).

Después de establecer una metodología de trabajo para poner en marcha nuestra investigación, el editor SEK3 exhuma el cadáver recientemente fallecido del marxismo-leninismo y continúa su serie Agorismo contra el marxismo. AQ3 tiene el título «¿Ahora qué queda?» (What’s left? Juego de palabras con left, ‘queda’ e ‘izquierda’)

De Mises a Marx por David Ramsay Steel revisado. Por qué el “libertarismo” fracasó en sepultar al marxismo-leninismo – y el agorismo tuvo éxito … Y por qué los “libertarios” colaboradores de la Escuela de Chicago denigran frenéticamente a los triunfantes praxeólogos austriacos.

… y reseñas y artículos no examinados, sin mencionar los no enviados.

Agorist Quarterly promueve Cartas al editor.

v\:* {behavior:url(#default#VML);}
o\:* {behavior:url(#default#VML);}
w\:* {behavior:url(#default#VML);}
.shape {behavior:url(#default#VML);}

Normal
0
false

false
false
false

ES-AR
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:»Table Normal»;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:»»;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:»Calibri»,»sans-serif»;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:»Times New Roman»;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;
mso-ansi-language:ES-AR;}