Sociocracia y la Nueva Economía

La organización sin fines de lucro Sociocracy for All ha llamado a la sociocracia el “sistema operativo de la Nueva Economía”.

[cast] [en]

 

[cast]

Por: Ted J Rau

Fuente: medium.com

Decimos que la sociocracia podría estar en el corazón de la Nueva Economía. Antes de describir cómo van juntos la sociocracia y los paradigmas colaborativos, veamos la Nueva Economía.

La nueva economía

Para nosotros, la nueva economía son todas las partes de nuestra economía que se basan en valores en torno a la justicia (social, generacional, racial, ambiental, etc.) y la cooperación. La idea subyacente del movimiento de la Nueva Economía es que la competencia en un sistema siempre creará ganadores, pero, inherentemente. también perdedores. Los partidarios de la nueva economía no están dispuestos a aceptar grupos marginados como parte inherente de un sistema. Por el contrario, el supuesto básico es que todos los seres humanos están conectados para la colaboración, basada en la igualdad, y que la colaboración nos sirve a todos. Todos estamos conectados, y si dañamos el planeta en un lugar, todos nos vemos afectados.

Agregando sociocracia

La nueva economía no está dirigida por individuos aislados. Está dirigida por personas que colaboran. Nadie es una isla. Una vez que son un grupo, deben tomar decisiones en conjunto, de una forma u otra. El autogobierno está en todas partes, incluso en la forma en que nos criaron y criamos a nuestros hijos. Los métodos de gobierno, la forma en que tomamos las decisiones, afectarán no solo a qué y cuánto hacemos, sino también a la forma en que nos relacionamos entre nosotros en nuestro grupo. La toma de decisiones en grupo puede ser engorrosa y dolorosa. O puede ser productiva, refrescante y conectiva. Depende del método que se utilice para tomar una decisión, hasta el detalle de quién habla, cuándo (y por cuánto tiempo). La sociocracia ayuda a los grupos a tener esas conversaciones, como iguales, y a avanzar realmente. Más allá de la efectividad, las herramientas sociocráticas hacen que las discusiones y decisiones grupales sean una experiencia unificadora.

Con la sociocracia, nosotros mismos manejamos organizaciones usando los valores de la nueva economía. Más aún: dado que somos más productivos, nuestra contribución positiva a nuestra sociedad y nuestro planeta tendrá más impacto que con un método de gobierno tradicional.

La sociocracia apoya los valores de la nueva economía

Para mostrar cómo los valores de la sociocracia están alineados y apoyan los valores de la nueva economía, me centraré en cómo se toman las decisiones en la sociocracia.

En la sociocracia, tomamos decisiones por consentimiento. Eso significa que se toma una decisión cuando no hay objeciones. Se planteará una objeción si un miembro del equipo tiene una preocupación de que la decisión dañará el objetivo de la organización. Por ejemplo, la introducción de cuotas de membresía podría perjudicar el objetivo de proporcionar acceso inclusivo. Pero las tarifas, por lo tanto, tener fondos, podrían promover el objetivo de hacer el trabajo de la organización. Nada es binario tampoco. Y la objeción no es un bloque, solo es una solicitud para examinar un aspecto de la decisión y mejorarlo. Necesitamos mirar hacia las objeciones y ver cómo podemos llegar a una solución global que sirva para todos. Puede que para todos y cada uno no sea siempre la ideal, pero no se pueden ignorar las necesidades de nadie.

Cambio cultural

¿En qué se diferencia del consenso? El consenso pregunta “¿estás de acuerdo?”, Mientras que el consentimiento pregunta “¿te opones?”. En consenso, estamos tentados a exigir nuestras preferencias, lo que realmente queremos que suceda. El consenso funciona bien en un grupo muy homogéneo con conjuntos de valores y antecedentes muy similares. Sin embargo, a medida que nos reunimos a través de las fronteras, tenemos que abrazar el pluralismo. Nuestras experiencias no serán las mismas. Lo que es mejor para ti podría no serlo para mí. Tenemos que encontrar una manera de trabajar con eso. El consentimiento para tomar decisiones es exactamente eso. Para mí, cambiar al consentimiento y dejar atrás el ideal de asumir un consenso es una cuestión de respeto a la diversidad de experiencias que existen en nuestra sociedad. Abandonar la expectativa de que podemos encontrar una solución perfecta, abre más posibilidades entre las personas, en el presente, y a lo largo del tiempo.

La sociocracia cambia la cultura. Las objeciones no ralentizan el proceso. Las necesidades de las personas no son molestias, sino necesidades que queremos considerar. Son oportunidades para tomar en consideración lo que antes no tuvimos en cuenta. Las objeciones apuntan a una preocupación, a un indicio de cómo una acción podría perjudicar a nuestro propósito. Si bien nuestras experiencias y sentimientos son diferentes, nuestras necesidades humanas básicas son las mismas. Escuchar las diferencias, pero mantenernos unidos en lo que todos compartimos como seres humanos, esa es la mentalidad de la sociocracia y exactamente de lo que trata la Nueva Economía.

Decisiones locales y unidades conectadas

Solo podemos aprovechar nuestro sentido de unicidad si tenemos información sobre el impacto que tienen nuestras acciones. Si no sé nada acerca de tus luchas, ¿cómo podría sentir contigo? (¡Y luego preocuparme por ti!) Necesitamos saber acerca de los demás y necesitamos ser libres para actuar. Esto tiene dos implicaciones:

  • Por un lado, las decisiones deben ser locales, en donde se realizan las experiencias. La sociocracia pone la toma de decisiones en los equipos donde se está trabajando. Los trabajadores y solo los trabajadores toman las decisiones sobre su departamento. Saben qué funciona bien y qué no funciona.
  • Por el otro, tiene que haber un flujo de información entre las unidades locales (las llamamos círculos). Lo que estamos haciendo en un lugar puede afectar lo que está sucediendo en un lugar diferente, a veces de manera inesperada. Ninguna persona o grupo puede prestar atención al conjunto porque el mundo es demasiado complejo. Lo que podemos hacer es vincular nuestros círculos para el flujo de información. Esto es exactamente lo que hace la sociocracia. La vinculación proporciona transparencia y unidad. A través del flujo de información, todos los miembros de la organización saben cuál es el impacto de su trabajo y su trabajo se está viendo en toda la organización.

Los círculos están anidados para que podamos tener círculos a nivel estatal que estén formados por líderes y representantes de los círculos de abajo. De esa manera, no se pierde ninguna información sobre lo que sucede en el nivel de la comunidad pequeña, solo se filtra para que los círculos más amplios (“superiores”) puedan prestar atención al conjunto.

El futuro

Queremos practicar la sociocracia en todas las organizaciones de las que formamos parte. Muchas comunidades y cooperativas ya la están utilizando. Más y más organizaciones sin fines de lucro están empezando a interesarse. Y ahora hay más y más escuelas sociocráticas: ¡imagínate una generación de niños capacitados en habilidades de cooperación y creación conjunta!

Me complace contribuir al cambio de cultura colaborativa con una herramienta tan poderosa como la sociocracia. ¡Larga vida a la Nueva Economía!